Sep 12, 2008

Granate de Lince

Este miércoles pasado me tuve que levantar mucho más temprano que lo que me había levantado en bastante tiempo. Salí de mi casa pasaditas las seis de la mañana y por la oscuridad y el sueño me sentía como si estuviera en un juego de carros de Nintendo 64, por ejemplo, iba manejando bien feliz cuando de repente aparecía de la nada un peatón cruzando la calle.

Al llegar al tec decidí descansar unos minutos y después salí para encontrar a los primeros madrugadores que ya habían llegado. La cita era a las 6:40, pero salimos al rededor de las 7:20. Dormí todo el camino.

Llegamos a Celaya y esperamos un buen rato a que empezara el concurso. Nos pasaron a un salón bastante grande con varias computadoras, nos dieron algunos discursos de bienvenida (las carreras de sistemas del Tecnológico de Celaya estaban cumpliendo años). Nos dijeron que esperáramos algunos minutos más porque tenían problemas técnicos y después de un rato de plática (por suerte breve, porque se veía que Chávez estaba a punto de caerse muerto de los nervios y la emoción de volver a su antigua escuela) empezó el concurso.

En el concurso nos fue bien, el ITESM CQ ganó los primeros cuatro lugares (de entre veintiseis equipos) y resolvió muchos más problemas que los demás, sin embargo los equipos más fuertes de México no asistieron (porque se llenó el evento).

Terminando el concurso nos fuimos a un antro en el que iba a ser la comida / festejo, ahí estuvimos sentados un rato viéndonos las caras hasta que todos decidieron mejor sacar su celular y ponerse a chatear (siempre es tan difícil hablar con una persona que tienes enfrente). La comida fueron unos tamales que eran pura masa, unos frijoles buenones y unas rajas que nada más de verlas me hacían llorar de picantes.

Al salir nos dieron los premios y nos volvimos a subir al camión donde dormimos el camino de regreso.
Post a Comment