Jun 13, 2008

Engrish

Primero quiero mostrar una imagen rápida de un águila que pasa todos los días frente a mi ventana (si alguien opina que no es águila ahorrese ese comentario y déjeme seguir soñando).



Ya que quitamos eso del camino quiero platicarles sobre mi experiencia al tramitar el número de seguro social. Tuve que repetir el viaje porque sus computadoras se tardan diez días en agregar a una persona y yo fui a los siete. Pero no todo es tristeza, ya que pude pasear por el sistema de transporte público de los Estados Unidos que es una belleza, por ejemplo, nótese que tienen soporte para aparcar las bicicletas.



Una de las cosas más interesantes es que antes de subir la bicicleta tienes que estar 100% seguro de que removiste las pompas. Me imagino que un gran número de personas encadenaban la bici mientras todavía estaban montados y cuando ya estaba atada al camión era demasiado tarde para quitar las pompas.

Otra cosa interesantísima es que al llegar a la oficina del seguro social te dan una forma traducida al español, para facilitar el trámite.



Esta forma es una maravilla ya que incluye instrucciones claras y útiles sobre el trámite como la sección titulada "Cómo Someter Esta Solicitud". En el buzón de sugerencias dejé un papelito que decía que sería prudente agregar las siguientes recomendaciones:
  • utilizar ropa de cuero
  • utilizar un látigo
  • ponerse una mordaza.
Post a Comment