Jul 18, 2007

Frankenstein

Victor Frankenstein fue un joven que desde pequeño comenzó a estudiar con los más prominentes genios de la alquimia de su época, al crecer tuvo que dejar su tierra natal para estudiar en la universidad, donde se rumora que obtuvo la inspiración para realizar la tarea por la que es mejor conocido en nuestros días: Revivir a los muertos (o más precisamente, darle vida a un hombre creado a partir de los órganos muertos de varios hombres más). En Televisión Azteca decidieron seguir los pasos de este prominente científico y devolver a la vida no un hombre, sino una serie de televisión que estaba bien muerta: La Niñera.

La Niñera es una serie que narra la historia de Fran Fine, una vendedora de cosméticos que por suerte llega a la puerta del señor Sheffield, un importantísimo director de Broadway, quien la contrata para que sea la niñera de sus hijos. El chiste de la serie radica en que Fran no tiene el menor conocimiento de modales, además de la socia del señor Sheffield que está enamorada de él y un mayordomo irreverente.

En teoría revivir la serie no es una mala idea, después de todo fue muy popular en sus tiempos e incluso ahora tiene algunos seguidores, el problema es que de la misma manera que Frankenstein, lo que inicio con las buenas intenciones de crear algo hermoso terminó siendo un monstruo.

Vi los primeros minutos del capítulo de estreno (porque sigue de los Simpson, no por otra razón) y mejor apagué la televisión. La serie es un refrito casi exacto del original, incluso reutilizaron la mayoría de los chistes. No estoy seguro si me molestó más la actuación que parece de niños de primaria o el hecho de que le pongan las risas sintéticas que sugieren que el público televidente es tan idiota que no sabe cuándo reírse.

Aunque apenas es el primer episodio tengo la esperanza de que el monstruo de Frankenstein mate a todos los seres queridos de su creador y luego se suicide, después de todo, sería lo más justo para Mary Shelley.

Post a Comment