Apr 23, 2007

Abierto Nacional de Programación

Cada semestre hay, en promedio, unas cuatro competencias importantes de programación a nivel nacional. Este fin de semana fue muy activo en este respecto, el sábado se llevó a cabo en el ITESM CQ el último concurso local de ACM del semestre mientras que el domingo en la ciudad de León, Guanajuato hubo una de las competencias más importantes de este semestre.

Los siguientes párrafos son aburridísimos, pero tienen como objetivo explicar el estado mental en el que nos encontrabamos.

El sábado Papa, Zurdo y yo comenzamos a esperar que iniciara el concurso local a las ocho de la mañana, hora a la que estaba programado el concurso, en el tercer piso de la prepa tec. Podemos resumir la espera con una anécdota: A las nueve y media de la mañana comenzaron a llegar los demás equipos, Alfredo le preguntó a un amigo suyo si sabía algo que nosotros no supieramos y por eso había llegado tan tarde. "Sí, acuérdate que yo era parte del staff [el semestre pasado]".

Toda esta espera se nos olvidó pasadas las cuatro hroas del concurso, ya que logramos resolver cuatro problemas, que es el doble que habíamos contestado en el concurso anterior y es una mejora increible en el poco tiempo que hemos tenido para practicar.

A la salida nos alcanzó Rynatt (que estaba jugando volleyball). Como había pizza nos atragantamos ya que ninguno había tenido oportunidad de desayunar por estar esperando a que empezara el concurso. Terminando la comida otros chavos que iban a ir a concursar le preguntaron a Pedro si podían irse con nosotros y los esperamos un rato. Al rededor de las seis de la tarde estabamos saliendo hacia Guanajuato.

Llegamos al hotel como a las ocho y media. De manera unánime decidimos visitar un restaurante recomendado por Zurdo y por Rynatt. En el Sirloin Stockade hay un buffete que incluye grandes cantidades de carne, pasta y pizza, además todo el refresco que puedan tomar y postres. A pesar de que no teníamos mucha hambre no podíamos negar nuestro deber patriótico de comer hasta enfermarse en un buffete y mucho menos cuando nos lo patrocinan. Al llegar al hotel salimos a caminar Rynatt y yo buscando algunas pastillas para el estómago, aunque en ese momento yo no me sentía tan mal.

Para cuando regresamos era alrededor de la media noche y estabamos por dormirnos cuando Papa dijo que se sentía mal del estómago. Yo pensé que era un dolor generado por el exceso de comida en el buffete, también nos dijo que podía ser un sushi de dudosa procedencia que había comido el viernes. Yo intenté dormirme un rato pero me estuve despertando varias veces hasta que a las tres de la mañana desperté y vi que Alfredo ya estaba doblado en la cama de dolor, Zurdo había estado acompañándolo y al parecer ya habían hablado con un amigo suyo que es doctor y nada. A esta hora le hablamos a Peter para ver qué hacíamos. Rápidamente llevó a Papa al hospital y dormimos hasta las seis y media de la mañana.

Al levantarnos estabamos enfermos del estómago, quizás por nervios, quizás por la cena. Estuvimos rotandonos el baño durante un rato pero eso no mejoró mucho la situación. En el desayuno no comimos nada y terminando nos fuimos al concurso.

La atmósfera al llegar al concurso era mala, no habíamos llegado completos, no habíamos dormido bien y estabamos enfermos del estómago. Una vez que entramos a la ronda semifinal las cosas estaban peores. Los problemas eran de un nivel bastante alto y además no teníamos mucho tiempo, pero lo que realmente nos decepcionó fueron todos los errores de logística del concurso. La versión de Java que tenían instaladas las máquinas de los programadores era más nueva que la versión que utilizaba el juez, por lo que muchas veces tenías que adivinar qué podías poner y qué no. Además, el caso de prueba de este problema estaba mal, por lo que lo envié como cinco veces y siempre me lo regresaron como Wrong Answer. Con todo el tiempo perdido por estos dos problemas ya no pude terminar los demás y me resigné a regresar a Querétaro con una mala experiencia y punto.

Durante la entrega de resultados aparecía mi nombre con cero problemas resueltos y aquí es donde entra la parte del estado mental. Yo estaba desvelado, con dolor de estómago, preocupado por mi primo y agüitado por el resultado de la primera ronda. En ese momento me dijo Pedro que fuera a reclamar mi score y le dije que no tenía ganas, algo que era completamente cierto, pero por suerte uno de los chavos de Querétaro también fue a reclamar por exactamente el mismo problema y de paso revisaron mi caso y resultó que sí había pasado a la segunda ronda.

Como ya estaban empezandola nos metieron rápidamente en la sala de la competición. Como todavía no teníamos compus asignadas nos dijeron que esperáramos, al otro chavo lo sentaron pero a mi me dejaron levantado. En eso entró otro chavo, de pelo largo y barba que se sentó en la compu que estaba junto a donde yo estaba. Me preguntaron qué hacía levantado y contesté que todavía no me daban mi password por lo que me preguntaron mi nick.

- Soy Magus
- No, YO soy magus - dijo el chavo de pelo largo que acababa de entrar
- No, yo soy magus
- No, yo soy
- No, es él - dijo el chavo que había revisado los problemas mientras me señalaba
- Sí, soy yo, aquí está mi hoja de registro - yo andaba medio asustado para estas alturas
- A ver, tú también enseñanos tu hoja
- No, yo ya me voy
- No, enséñanos tu hoja de registro
- No... así está bien, ya me voy - caminó hasta la puerta y desapareció.

Tome mi lugar en la computadora y el otro chavo ya hasta me había hecho el favor de loggearme. Pocos minutos después empezó el concurso y de la misma manera que entré salí, sin haber podido resolver un solo problema, no me sentí tan mal porque 66% del salón se fue igual que yo. Al ir saliendo pensé, ¿no hubiera sido mejor que el otro Magus compitiera? No podía salir peor que yo y en una de esas era un genio frustrado.

Este desempeño me valió el decimo noveno lugar a nivel nacional en programación, pero fue en condiciones tan tristes (resolví sólo un problema) que la verdad no me puedo sentir orgulloso de él.
Post a Comment