Feb 25, 2007

Taller C#

A todos los linuxeros les encantan las "historias de terror Microsoft".

No es difícil encontrarlas: un empleado de Microsoft renuncia porque descubre que la compañía es malvada, un memo del gigante de software dice que deben utilizar técnicas de miedo y engaño para que la gente no utilice Linux, contratan a un programador open source para despedirlo al mes para no permitir que trabaje en otros proyectos (por algunas cláusulas de su contrato) y como esas historias hay muchas otras.

Mientras no dudo que algunas de estas historias sean ciertas, la mayoría me parecen sensacionalistas, siento que los linuxeros quieren combatir fuego con fuego y como sienten que Microsoft les inventa mentiras, ellos también lo hacen.

Si me hubieran preguntado hace un par de semanas, les hubiera contestado que Microsoft era una compañía que también tenía que comer y si para eso promocionaban sus productos era perfectamente normal. También me parecía que eran una empresa muy interesada en los estudiantes, después de todo tienen un departamento de contacto académico, dan algunas becas y dan licencias especiales para estudiante. Esto, a mi parecer, es una actitud muy inteligente de Microsoft, después de todo, los estudiantes son el futuro del mundo. Como posiblemente sabrán, yo soy presidente de la Célula Microsoft en el Tec, por lo que algunos pueden pensar que mi opinión no es objetiva, pero quiero que sepan que también he sido un ávido usuario de Linux desde hace algunos años.

Como parte de las actividades de la célula, planeamos una conferencia de C# para este mes. Este miércoles, tres días antes de la conferencia, me dijeron que la persona que iban a mandar no podría asistir. Hice algunas llamadas a Microsoft y de manera muy amable me aseguraron que iban a conseguir otra persona para llenar su lugar. Hubieron varios cambios durante los siguientes días y el viernes en la tarde me llamaron para decirme que habían encontrado a una persona para dar el taller, pero como la conferencia era a las 9:00 a.m. era preciso pagarle un hotel para que se quedara desde el día anterior. Esto no hubiera sido mucho problema, porque el Tecnológico tiene convenios con hoteles, pero desgraciadamente tenemos que enviar una carta el día anterior para hacer la reservación. Hablando con una persona de Microsoft le informé que no teníamos mucho dinero y que de ser posible se hospedara en el hotel Casa Inn, que es bastante económico, me dijo que no me preocupara.

Cuando llegó la persona que mandaron se presentó como Emilio, aunque en uno de los mensajes que me mandaron le llaman "Vicente". Dijo que venía de la ciudad de México. Era un joven de alrededor de 30 años, pelo chino, lentes oscuros y actitud que combina. Cuando llegó él no sabía ni qué venía a dar. Las siguientes cinco horas se pueden resumir con un par de hechos:

Mientras estabamos en la conferencia de C# hizo una votación para ver quién prefería que dieran la conferencia en Visual Basic. C# ganó de manera abrumadora. "Bueno, pero a mi me gusta más Visual Basic" y en Visual Basic fué.

La segunda fue cuando se levantó y dijo que el taller no había sido un éxito, no por culpa de Microsoft, sino por culpa de la Célula, que no habíamos planeado nada y que eramos un desorden total, después continuó diciendo que no habíamos hecho caso de su hoja de instalación. Aquí hay dos cosas que es preciso mencionar: la primera es que él no sabía ni de qué venía a dar taller, cambió el taller en caliente a la mitad, y dice que nosotros no estamos preparados y el segundo es que no llenó ninguna hoja de instalación, siendo sarcástico le hubiera dicho que el equipo de psíquicos de la célula descansó este sábado, por lo que no pudimos adivinar sus requerimientos.

Al terminar la conferencia nos dio una factura por sus "servicios". Esto fue lo que me hizo perder la fe en Microsoft. La factura fue por $3,200. Esta factura cubrió una conferencia anterior que debíamos (que en ese entonces nos dijeron que sería de $600).

Como estudio ingeniería me encantan los números así que vamos a analizar: el expositor anterior venía de Puebla, vamos a imaginar que los camiones costaban lo mismo y que las comidas fueron equivalentes. Le quitamos $600 de comidas y camiones de un expositor y $600 del otro y nos quedan $2,000.

No tengo una lista actualizada de precios de hoteles, pero vamos a tomar una lista del año pasado, no deben haber cambiado mucho los precios. Buscamos el hotel más elegante de Querétaro y encontramos el Misión Juriquilla, el único hotel de 6 estrellas. ¿Su tarifa? $1,250. Bueno, qué tal si buscamos el hotel más caro, entonces sería La Casa de la Marquesa, $1,350. Por supuesto, el hotel más elegante de Querétaro no era el que nosotros teníamos en mente cuando pedimos que por favor fuera económico.

Incluso si tomamos en cuenta que haya gastado $800 en viáticos (porque fueron más días) y que el Hotel haya subido otros $300 nos siguen quedando $150 de viáticos que no estoy seguro en qué se gastaron y eso ya es tirándole muy a la alta. ¿Pero cómo no voy a saber en qué se gastaron si tengo la factura? Ahh, lo que pasa es que la factura únicamente tiene un concepto: "Taller de C#".

Entonces, la "ayuda" que nos brindó Microsoft en este taller fue traer a una persona que nos echó bastante tierra (y los dos jugamos para el mismo equipo) y nos quiere dejar con una deuda de más de $2,000 sin siquiera venir preparado.

Entiendo que, al igual que a nosotros, a él le avisaron en el último momento y también entiendo que tuvieron muchos problemas en el departamento de enlace académico y entiendo que este tipo de cosas pasan. También con todo el contacto que he tenido con gente sumamente bien preparada y amable en Microsoft, no puedo creer que gente como el expositor trabaje para ellos. Sin embargo, venía en su representación y después de como me sentí ayer me pregunto ¿es prudente confiarle mi información a una compañía que le hace esto a los estudiantes que están dispuestos a gastar su tiempo y dinero por organizar eventos en su nombre? Ahora pienso que no.
Post a Comment