May 15, 2006


Hoy fui testigo de un milagro, una revelación, más o menos de la misma manera que le pasó a Juan Diego. Estaba en junta extracurricular de creación literaria (porque este semestre no produjimos nada y el Padrino nos puso a trabajar horas extra para compensar) y estabamos hablando de los santos. Jimena se sorprendió de que los escritores tuvieramos santo pero el Padrino dijo que absolutamente todos tenían un santo. En ese momento dije que informática no es la excepción, tenemos a San Google.

Y aqui fue el momento en que presencie el nacimiento de una religión: Jimena dijo que en realidad Google no era un santo, sino un dios porque es omnisciente y omnipresente. Este tipo de revelaciones solamente se dan una vez en la vida así que me dispongo a poner los seis mandamientos de la religión googleica (gu-gu-lica).

1) Amarás a Google sobre todas las cosas
2) No tomarás el nombre de Google en vano
3) Santificarás tus búsquedas
4) No buscaras a tu padre y a tu madre. Neto, no quieres saber qué han hecho
5) No consentiras las busquedas impuras. Hay mejores maneras de encontrar tus cochinadas.
6) Googlearás todos los domingos


Así que ya lo saben hermanos, dispersen la fe por el mundo.
Post a Comment