May 6, 2006

Acabo de terminar Dreamfall: The Longest Journey, la secuela de The Longest Journey. Nadie conoce ninguno de los dos juegos? No es nada raro porque por alguna razón no son nada populares. Cabe mencionar que aunque terminé el juego en dos sentadas las dos fueron de arriba de diez horas.

Pero este post no es para hacer una reseña de Dreamfall sino para hablar del síndrome Evangelion: Un grupo de niños es reclutado para pelear contra ángeles utilizando robots gigantes llamados Evangelions, después de haber triunfado en los primeros encuentros contra ángeles resulta que un ángel sumamente poderoso llega a la tierra y por poco mata a los tres niños. Después de varios otros ataques únicamente Shinji está en condiciones de pelear y Japón está al borde de la destrucción. Por suerte encuentran a otro niño que puede manejar los Evangelions. Shinji y este niño se vuelven amigos durante el poco tiempo de paz que hubo entre ataques de ángeles. Es hasta este último ataque que Shinji se da cuenta que el otro niño elegido era el ángel.

Ahora Shinji tiene que pelear contra uno de sus pocos amigos hasta matarlo para poder salvar a Japón (que está en ruinas), Asuka y Rei, las únicas supervivientes de los niños elegidos, no están en condiciones de pelear, los refugios están reventando con gente que teme por su vida y entonces... Shinji despierta y se da cuenta que todo era parte de un programa de simulación del gobierno. Así que el síndrome Evangelion, utilizando lenguaje más formal se define como un final que te deja incrédulo preguntando: "Qué pedo!?!?"

[Spoilers!!! No lean si piensan jugar Dreamfall]
Muchas series y películas sufren del síndrome Evangelion y es precisamente así que llegamos a Dreamfall, un juego que tiene una historia muy interesante sobre una conspiración que incluye desde una super corporación del entretenimiento hasta un tipo gordo en una bañera (de verdad). Resulta que Zoë, nuestra heroina, estando a punto de destapar esta conspiración... entra en coma y ya no nos enteramos de nada de lo que pasó. Qué estupidez!!!!

No estoy en contra de los finales en los que ganan los malos, es más, me gustan los juegos en donde tú eres precisamente el malo (GTA), pero suplico a todos los programadores que si piensan hacer finales estúpidos mínimo tengan la desencia de cerrar la trama y no dejar todo colgando en vez de matar al personaje principal y mostrar los créditos. Por favor: NO caigan en el síndrome Evangelion.
Post a Comment