Sep 17, 2007

Revolución

En esta entrada quiero analizar tres hechos muy importantes que podrían afectar el curso social y político de nuestro país.
  • El primero es que como están enterados los lectores de este blog, la semana pasada se aprobó la reforma a la ley electoral, que entre otras cosas nos lleva hacia una monarquía basada en partidos políticos. Esta reforma electoral se llevó a cabo a puerta cerrada y en unos minutos, con la esperanza de que no hubiera mucho revuelo. Como parte de la reforma, también se prohibió a los medios dar opiniones acerca de cualquier candidato a la presidencia, con lo que se está atacando a la libertad de expresión.
  • El segundo es que en espíritu patriótico quisiera recordar a los lectores de este blog que hace unos días festejamos el centésimo nonagésimo séptimo aniversario de la revolución de independencia. También les recuerdo que dentro de dos meses celebraremos el nonagésimo séptimo aniversario de la revolución.
  • El tercero es hacer notar que este dieciséis de septiembre no pudimos salir a ningún lado porque teníamos trabajo al día siguiente, o tarea ese mismo día.
Podemos unir los puntos y darnos cuenta de que invariablemente tenemos una guerra de revolución cada cien años y se acerca peligrosamente el 2010. Pero ¿qué necesitamos para una guerra?

Bueno, primero que nada necesitamos un villano, por suerte si una cosa nos sobra a los mexicanos son villanos porque tenemos a toda la cámara de diputados y senadores. Se recomienda para no causar nada de compasión seleccionar un diputado gordo y feo, por suerte de esos hay muchos así que consultamos a Google y nos da a nuestro villano:


Una vez que tenemos al villano debemos seleccionar una razón para independizarnos, podemos seleccionar el atentado contra la libertad de expresión (con lo que tendríamos a los medios de nuestro lado) o la destrucción de los organismos independientes.

Como podemos ver todo está puesto en su lugar para que comencemos una guerra, por lo que eso ya es inevitable. Pero al mal tiempo buena cara y hay que aprovechar para sacar la mayor ventaja posible. Es por esto que el último punto es muy importante. Quisiera ir proponiendo a nuestros futuros héroes que planeen un poquito antes de empezar su guerra, si se fijan, en agosto no hay ningún asueto.
Post a Comment